La muerte también usa lentes.

 
karl.jpg
 
0317-WM-LOPE-06%20copy.jpg

Por Daniela Ponce

52384532_3083979798294137_564330235651162112_n.jpg

Excéntrico, cínico, pero sobre todo misterioso: Karl Lagerfeld, detrás de sus características gafas negras, mantuvo el interés de los críticos y las interrogantes de todos los que lo rodeaban. Nunca quiso revelar su fecha exacta de nacimiento, a veces decía 1938, otras 1935; una publicación alemana dijo haber encontrado un certificado que remontaba a 1933, pero él lo negó. Sin embargo, hoy, aproximadamente a los 85 años, falleció en París. Director creativo -y de arte-, fotógrafo, ilustrador, editor de libros... a lo largo de su vida, Karl hizo de la cultura lo que quiso: criticar a Trump y Harvey Weinstein a través de sus caricaturas, convertir a su gato en influencer, incluso revivir a Chanel con diseños, que en sus palabras, Coco detestaría. “Cuando escucho a diseñadores quejarse sobre los retos de su trabajo dan ganas de decirles: no exageren, son solo vestidos”. Y sí, la moda no es ese monstruo intocable al qué hay que respetar, sino la oportunidad perfecta para criticar, experimentar, romper y volver a empezar. Una y otra vez. El niño que dejó Alemania persiguiendo un sueño. El asistente de Balmain que demostró ser capaz de producir una colección completa. El modista que transformó las chaquetas de tweed en minifaldas. El diseñador que se convirtió en fotógrafo porque estaba harto de ver lo mismo. El gordo que perdió 40 kilos buscando conseguir el cuerpo perfecto para lucir Dior. El icono que se convirtió en peluches y llaveros. El hombre que cuando sus bocetos dejaron de caber en su escritorio, compró 4 escritorios más. El individuo, que gracias a su total influencia, se transformó en leyenda... tal como él siempre lo quiso.

Hoy, seguramente, la muerte también usa lentes.

Nb 70 1.jpg
Karl-Lagerfeld-Chanel-1983-best-collections-1000x572.jpg
Karl-Lagerfeld-Chanel-1983-best-collections-3-1.jpg
Noticias, destacadosAntonio Solis