Sobre Riviera Maya Film Festival

12961608_1157807787603860_254803242816340214_n.png

13710664_1219369641447674_7923658856200828730_oPor: Alejandra Acosta

Evadí asistir al Riviera Maya Film Festival años atrás, que si el dinero, que si la distancia, que si son muchos días, así que este año por fin me armé de valor, y un día, sin consultar a nadie, compré mi boleto de avión. Como el festival estaba a una semana, tuve que pagar mi indecisión con un boleto más costoso. Aunque no era la primera vez que viajaba en avión, debo confesar que a mis 25 años, sí era la primera vez que viajaba sola. Y esto, por ridículo que se lea, me inundaba de miedo. Pero en fin, después de mucho platicarlo y sacarlo a tema en terapia, me decidí. Casi me da un infarto con el caos de viernes de quincena a las 4 de la tarde, sabiendo que mi vuelo salía 6:30 pm. Pero qué bonito estrés la verdad, y qué bonito estar en el aeropuerto sin saber nada... preguntando, en ese ambiente de plaza comercial, sin cines pero con aviones, estrés y felicidad en su lugar.

Llegué a Cancún bastante rápido, aunque no llegué a mi primera elección del festival, Tarde, dirigida por Tsai Ming Liang, conocido como uno de los directores de la “Segunda Nueva Ola Taiwanesa”, director que me gusta mucho, porque todo el tiempo desafía lo que es cine y lo que puede descubrir a través del mismo. 

Y justamente descubrir, fue un concepto constante a lo largo de este festival. Impresionante que en Playa del Carmen desde las 6:30 de la mañana amanezca. Me levantaba temprano a desayunar en el mar; una playa demasiado tranquila, con arena super fina, blanca… el mar verde, a veces más azul que verde, hermoso.

13690662_1219972388054066_5253619966380942796_n

Después del desayuno la agenda del día de llevaba al Centro Maya, sede principal del festival, a disfrutar de una selección realmente interesante, y es que, aunque fue su último año en el festival, siempre será un gusto confiar en la programación del equipo alguna vez encabezado por Maximiliano Cruz (ex programador de FICUNAM y FICCO) y Michel Lipkes (Director de Malaventura, y también ex programador de FICCO).

Sobre las películas, me quedo con Forastero de Lucía Ferreyra, empezando porque su cartel es un perrito corriendo. La película es eso, lo simple y complejo que significa la existencia humana. Simplemente bella.

El festival es gratuito al igual que la entrada a Tulum, si eres mexicano. Este sitio se encuentra a 35 minutos de Playa del Carmen, y puedes tomar una camioneta que cuesta $40. Tulum es una hermosa ciudad que te pone a pensar que tanto el cine como estos lugares necesitan seguir siendo explorados. Como diría el cineasta filipino Lav Díaz, que presentó su más reciente obra de tan solo 8 horas de duración en este festival: “Por favor, sean abiertos, esto es cine.

Esto es vida.

Fotos: Riviera Maya Film Festival