El desorientador álbum de Yves Tumor

por Xavier Tapia

Yves Tumor comenzó a crear música para alejarse de su entorno conservador y racista en el que fue criado en Tennessee. Aprendió desde su niñez a utilizar por su cuenta distintos instrumentos, y fue en 2015 que apareció con mayor fuerza al lanzar su primer material ‘When Man Fails You’, seguido de ‘Serpent Music’ en 2016, y el año pasado sin sello discográfico, lanzó ‘Experiencing The Deposit Of Faith’, caracterizándose por su diverso sonido con sonidos de R&B y pop experimental.

YvesTumor.jpeg

Desde el mes pasado, Yves Tumor lanzó algunos singles introduciendo inesperadamente su nuevo y cuarto álbum ‘Safe in the Hands of Love’, que es una expedición en distintos géneros, irregulares pero que de alguna forma están ensamblados de una manera  sutil; un viaje entre distintos sonidos irritantes, suaves y hasta neutrales, pero que unidos evocan sentimientos intensos de lucha y dolor personal.  

A lo largo del disco se encuentran algunas colaboraciones con Puce Mary, James K, Croatian Amor y Oxhy, este último ha tenido presencia en los trabajos anteriores de Yves Tumor.

‘Faith In Nothing Except In Salvation’ es la primera canción del álbum, en la que se escucha claramente un preámbulo intrigante a lo que pueda esperarse del disco, con fuertes golpes en la batería y en el fondo algunas trompetas haciendo eco intrigante, anunciando el inicio del viaje sonoro.

Con un intro lleno de enigmáticos sonidos de sintetizadores, ‘Economy of Freedom’ es naturalmente devastadora, con una lírica triste  y con arreglos pertenecientes a Croatian Amor, quien la produjo junto con Yves. Los beats a lo largo de ésta, evocan  misterio y un sentimiento de soledad. Como si fuese un déjà vu, en ‘Noid’, la voz de Yves recuerda a Kele Okereke, vocalista de Block Party. ‘Noid’ está llena de distintos sonidos, con una explícita desesperación y ansiedad, confronta líricamente la desigualdad racial y brutalidad de la fuerza policial. Crea a la mitad, una transformación de sonidos, guitarras distorsionadas y sonidos electrónicos, como si fueran gritos desesperados al fondo, queriendo ser escuchados.

‘Licking An Orchid’ es el centro del álbum, en la que cuenta con la colaboración de James K, dejando delicados coros en dos ocasiones a lo largo de la canción.  ‘Perdido en mi mente, intentando de encontrarme a mí mismo’ dice James K, en distintas ocasiones. Tumor deja en claro el sentimiento que quiere expresar a través de las letras, en este trabajo personal e íntimo. En el video del single, aparece Yves rodeado de oscuridad, contrastado con una luz roja, el audiovisual fue dirigido por Daniel Sannwald:

En ‘Lifetime’ mantiene una fuerte e intensa percusión, golpes interminables en la batería y la definida voz de Yves, hace que el recorrido musical siga en constante ascenso, describiendo sin censuras o indirectas, la ausencia de sus hermanos, la extrañeza del pasado y su desesperación por no conseguirlo.

El álbum del artista americano es una producción bien lograda, y es trascendental en distintos aspectos. En esta ocasión, Yves encontró refugio al crear este material, auto flagelarse, desahogarse de su profunda desesperación, y redescubrirse totalmente con este nuevo álbum. A pesar del arriesgado camino musical que decidió tomar el artista, nos brinda un maravilloso proyecto experimental para la música de este 2018, en la que logró ensamblar perfectamente cada una de las piezas, como un rompecabezas perfecto para ser escuchado.

Escuchalo en las plataformas digitales: